Aplica los principios de la programación funcional

Aplica los principios de la programación funcional
Autor: Edward Garson

Recientemente, la comunidad programadora ha demostrado un renovado interés por la programación funcional. Parte del motivo es que las propiedades emergentes de este paradigma las hacen una buena opción para abordar la transición de la industria hacia el desarrollo sobre arquitecturas multi-core. Sin embargo, aunque es, sin duda, una aplicación importante, no es la razón por la que este texto te exhorta a que aprendas sobre programación funcional.

Dominar el paradigma funcional puede mejorar enormemente la calidad del código que escribes en otros contextos. Si lo comprendes y lo aplicas a tus diseños, lograrás un nivel mucho más alto de transparencia referencial.

La transparencia referencial es una cualidad deseable: implica que las funciones devuelvan siempre los mismos resultados cuando se les pase el mismo valor, independientemente de dónde y cuándo se las invoque. Es decir, la evaluación de una función no depende tanto de los efectos colaterales del estado mutable –idealmente, no depende en absoluto–.

Una de las principales causas de defectos cuando se programa en lenguajes imperativos no es otra que las variables mutables. Cualquier persona que se encuentre leyendo esto habrá tenido que investigar alguna vez por qué un valor no es el esperado en una situación particular. La semántica de visibilidad puede ayudar a mitigar estos errores insidiosos o, al menos, reducir drásticamente su ubicación; pero es probable que el verdadero culpable de su existencia sea un desarrollo que hace uso de mutabilidad excesiva.

Y la industria no nos ayuda mucho con este problema. La mayoría de la documentación introductoria sobre orientación a objetos tácitamente promueve este tipo de prácticas, porque a menudo utilizan como ejemplo una serie de objetos con un tiempo de vida relativamente largo, invocando métodos mutadores unos sobre otros, lo cual puede ser peligroso. Sin embargo, con un buen desarrollo guiado por pruebas, particularmente asegurándose de “simular roles, no objetos“, se puede evitar la mutabilidad excesiva.

El resultado neto será un diseño que generalmente posee una mejor distribución de responsabilidades con una mayor cantidad de funciones –más pequeñas– que trabajan sobre los argumentos que se les pasa, en lugar de hacer referencia a miembros mutables. Habrá menos defectos y también será menos complejo detectarlos, porque es más fácil localizar dónde se introdujo un valor no deseado que deducir el contexto específico que resulta en una asignación errónea. Un diseño de este tipo establecerá un nivel mucho más alto de transparencia referencial; y, de seguro, nada fijará mejor estas ideas en tu cabeza que estudiar un lenguaje de programación funcional, en el cual este modelo de computación es la norma.

Por supuesto, este enfoque no es la mejor opción para todas las situaciones. Por ejemplo, en sistemas orientados a objetos de este estilo suele lograr mejores resultados con el desarrollo del modelo de dominio (es decir, en el cual la interacción de las funciones sirve para descomponer la complejidad de las reglas de negocio) y no tanto con el desarrollo de la interfaz de usuario.

Domina el paradigma de la programación funcional y podrás –con criterio– aplicar en otros contextos las lecciones que aprendas. Tus sistemas orientados a objetos (para empezar) se llevarán mejor con las bondades de la transparencia referencial y, contrario a lo que muchos te dirán, estarán más cerca de su contraparte funcional. De hecho, algunos incluso afirman que, en el fondo, los paradigmas de programación funcional y orientada a objetos no son más que un mero reflejo el uno del otro, una especie de yin y yang computacional.

Leer contribución original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *