Aprende a usar las herramientas de línea de comandos

Aprende a usar las herramientas de línea de comandos
Autor: Carroll Robinson

Hoy en día, muchas herramientas de desarrollo de software se empaquetan como Entornos Integrados de Desarrollo (IDE, Integrated Development Environments). Microsoft Visual Studio y el proyecto de software libre Eclipse son dos ejemplos populares, aunque hay muchos otros. Hay muchas razones por las cuales nos gustan los IDE. No sólo porque son fáciles de usar, sino que también alivian al programador de pensar en un montón de pequeños detalles que involucran el proceso de construcción.

La facilidad de uso, sin embargo, tiene su lado negativo. Por lo general, cuando una herramienta es fácil de usar, es debido a que está tomando decisiones por ti y haciendo un montón de cosas automáticamente detrás de la escena. Por lo tanto, si un IDE es el único entorno de programación que siempre has usado, quizás nunca entiendas completamente lo que tus herramientas están haciendo. Haces clic en un botón, algo de magia ocurre, y un archivo ejecutable aparece en la carpeta del proyecto.

Al trabajar con las herramientas de línea de comandos vas a aprender mucho más sobre lo que están haciendo cuando se está construyendo el proyecto. Escribir tus propios archivos make te ayudará al entendimiento de todos los pasos (compilar, ensamblar, enlazar, etcétera) que están en la construcción de un archivo ejecutable. Experimentar con las muchas opciones de la línea de comandos de esas herramientas también es una experiencia educacional valiosa. Para empezar con el uso de las herramientas de construcción en línea de comandos, puedes usar las de software libre, como GCC, o las proporcionadas por tu IDE propietario. Después de todo, un IDE bien diseñado es sólo una interface gráfica para un conjunto de herramientas de línea de comandos.

Además de mejorar tu entendimiento del proceso de construcción, hay algunas tareas que pueden ser realizadas de forma más fácil o eficiente con las herramientas de línea de comandos que con un IDE. Por ejemplo, las capacidades de buscar y reemplazar provistas por las utilerías grep y sed son más poderosas que aquellas que encuentras en IDEs. Las herramientas de línea de comandos inherentemente soportan secuencias de comandos (scripting), lo cuál permite la automatización de tareas, como calendarizarbuilds diarios, crear múltiples versiones de un proyecto y la ejecución de conjuntos de pruebas. En un IDE este tipo de automatización puede ser más difícil (si no imposible) de realizar debido a que las opciones de construcción son usualmente especificadas usando cajas de diálogo del GUI (Interface Gráfica de Usuario) y el proceso de construcción es invocado con el clic del ratón. Si nunca has dado un paso fuera de un IDE, quizá nunca te diste cuenta de que estos tipos de tareas automatizadas son posibles.

Pero, espera. ¿Acaso el IDE no existe para hacer el desarrollo más fácil y para mejorar la productividad del programador? Bueno, sí. La propuesta presentada aquí no es que debes dejar de usar un IDE. La propuesta es que deberías “mirar debajo de la cortina” y entender lo que el IDE está haciendo por ti. La mejor manera de hacerlo es aprender a usar las herramienta de línea de comandos. Luego, cuando vuelvas a usar tu IDE, tendrás un mucho mejor entendimiento de qué es lo que está haciendo por ti y cómo puedes controlar el proceso de construcción. Por otra parte, una vez que domines el uso de las herramientas de línea de comandos y experimentes el poder y flexibilidad que ofrecen, quizás podrías encontrar que prefieres la línea de comando sobre el IDE.

Leer contribución original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *