Escoge tus herramientas con cuidado

Escoge tus herramientas con cuidado
Autor: Giovanni Asproni

Las aplicaciones modernas rara vez son construidas desde cero. Se ensamblan usando herramientas existentes –componentes, bibliotecas y frameworks– por una serie de buenas razones:

  • Las aplicaciones crecen en tamaño, complejidad y sofisticación, mientras el tiempo para desarrollarlas decrece. Se hace un mejor uso del tiempo e inteligencia del desarrollador, si pueden concentrarse en escribir más código del dominio del negocio y menos código de infraestructura
  • Los componentes y frameworks ampliamente utilizados con frecuencia tienen menos errores que aquellos desarrollados en casa.
  • Hay un montón de software de alta calidad disponible en la red de forma gratuita, lo cual significa menores costos de desarrollo y mayor probabilidad de encontrar desarrolladores con el interés y experiencia necesaria.
  • La producción y mantenimiento de software es un trabajo humanamente intensivo, por lo que comprarlo podría ser más barato que construirlo.

Sin embargo, escoger la mezcla completa de herramientas para tu aplicación puede ser un negocio riesgoso que requiere pensarlo un poco. De hecho, hay unas cuantas cosas que deberías tener en mente mientras estás haciendo la elección:

  • Las diferentes herramientas pueden estar basadas en distintos supuestos sobre su contexto –por ejemplo, la infraestructura circundante, modelo de control, modelo de datos, protocolos de comunicación, etcétera – lo cual puede llevar a un diferencial de arquitectura entre la aplicación y las herramientas. Dichas diferencias conducen a hacks y workarounds que harán el código más complejo de lo necesario.
  • Las diferentes herramientas tienen diferentes ciclos de vida, y actualizar una de ellas podría convertirse en algo extremadamente difícil y una tarea que consume tiempo en cada nueva funcionalidad, cambios de diseño o incluso correcciones de errores que podrían causar incompatibilidades con las otras herramientas. Entre más grande sea el número de herramientas, peor es el problema en el que puede convertirse.
  • Algunas herramientas requieren configuraciones, lo que frecuentemente significa uno o más archivos XML, lo cual se sale de control muy rápido. La aplicación puede terminar como si fuese escrita toda en XML más unas cuántas líneas de código en algún lenguaje de programación. La complejidad en la configuración hará la aplicación difícil de mantener y de extender.
  • Ocurre un vendor-lock cuando el código que depende en gran medida en un proveedor específico termina siendo arriesgado por él en varias formas: mantenimiento, rendimiento, habilidad para evolucionar, precio, etc.
  • Si planeas usar software libre, puedes descubrir que no es tan libre después de todo. Quizás necesites comprar soporte comercial, lo cual no necesariamente va a ser barato.
  • Los términos de licenciamiento importan, incluso para el software libre. Por ejemplo, en algunas compañías no es aceptable usar software licenciado bajo los términos de la licencia GNU, debido a su naturaleza viral, es decir, el software desarrollado con él debe ser distribuido junto con su código fuente.

Mi estrategia personal para mitigar estos problemas es comenzar poco a poco, usando sólo las herramientas que son absolutamente necesarias. Usualmente el enfoque inicial está en quitar la necesidad de participar en la programación (y los problemas) de infraestructura de bajo nivel, por ejemplo, usando algún middleware en vez de usar sockets para aplicaciones distribuidas. Y entonces agregar más si es necesario. También tiendo a aislar las herramientas externas de mis objetos de dominio del negocio con respecto a interfaces y capas de presentación, así puedo cambiar la herramienta, si lo tengo que hacer, con sólo una pequeña dosis de dolor. Un lado positivo de este enfoque es que generalmente termino con una aplicación más pequeña que usa menos herramientas externas de lo que originalmente se pronosticó.

Leer contribución original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *