Haz las Interfaces fáciles de usar correctamente y difíciles de usar incorrectamente

Haz las Interfaces fáciles de usar correctamente y difíciles de usar incorrectamente
Autor: Scott Meyers

Una de las tareas más comunes en el desarrollo de software es la especificación de la interfaz. Las interfaces ocurren al más alto nivel de abstracción (interfaces de usuario), en la más baja (interfaces de función) y en los niveles intermedios (interfaces de clases, de bibliotecas, etcétera). Independientemente de que estés trabajando con el usuario final para especificar cómo estará interactuando con un sistema, colaborando con desarrolladores para especificar un API o declarando funciones privadas para una clase, el diseño de interfaz es una parte importante de tu trabajo. Si lo haces bien, será un placer usar tus interfaces y aumentará la productividad de los demás. Si lo haces pobremente, tus interfaces serán la fuente de frustraciones y errores.

Las buenas interfaces son:

  • Fáciles de usar correctamente. La gente que usa una interfaz bien diseñada casi siempre usa la interfaz correctamente, porque es la ruta de menor resistencia. En una Interfaz Gráfica de Usuario (GUI) siempre hacen clic en el ícono, botón o entrada de menú correcta, debido a que es obvio y algo fácil de hacer. En una API casi siempre pasan los parámetros correctos con el valor correcto, debido a que es la manera más natural. Con interfaces que son fáciles de usar correctamente, la cosas funcionan.
  • Difíciles de usar incorrectamente. Las buenas interfaces se anticipan a los errores que la gente comete y hace que sea difícil –idealmente imposible– realizarlos. Una GUI debería deshabilitar o remover comandos que no tengan sentido en el contexto actual, por ejemplo, o una API debería eliminar la secuencia de argumentos al permitir que los parámetros sean pasados en cualquier orden.

Una buena manera de diseñar interfaces que son fáciles de usar correctamente es hacer ejercicios antes de que existan. Simula una GUI –en un pizarrón o usando fichas en una mesa– y juega con ellos antes de que cualquier código haya sido creado. Escribe llamadas a la API antes de que las funciones hayan sido declaradas. Revisa los casos de uso comunes y especifica cómo quieres que se comporten las interfaces. ¿En qué quieres que puedan hacer clic? ¿Qué quieres pasarle? Las interfaces fáciles de usar parecen naturales, debido a que te dejan hacer lo que quieres hacer. Es más frecuente dar con esas interfaces si las desarrollas desde el punto de vista de los usuarios (esta perspectiva es una de las fortalezas de la programación test-first).

Hacer las interfaces difíciles de usar incorrectamente requiere dos cosas. Primero, debes anticiparte a los errores que los usuarios podrían hacer y encontrar la manera de prevenirlos. Segundo, debes observar cómo una interfaz es usada erróneamente durante las primeras liberaciones y modifica la interfaz –¡sí, modificar la interfaz!– para prevenir tales errores. La mejor manera de prevenir el uso incorrecto es hacer tal uso imposible. Si los usuarios siguen queriendo hacer un “deshacer” en una acción irrevocable, intenta hacer la acción revocable. Si ellos siguen pasando un valor erróneo a la API, mejor modifica la API para tomar los valores que el usuario quiere pasar.

Sobre todo, recuerda que las interfaces existen para la conveniencia de sus usuarios, no la de sus implementadores.

Leer contribución original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *