Las pruebas son el rigor ingenieril del desarrollo de software

Las pruebas son el rigor ingenieril del desarrollo de software
Autor: Neal Ford

Los desarrolladores aman usar metáforas torturadoras cuando se trata de explicar a los miembros de su familia, esposas y otros no técnicos qué es lo que hacen. Con frecuencia recurrimos a la construcción de puentes y otras disciplinas de ingenierías “duras”. Todas estas metáforas caen rápidamente, sin embargo, cuando intentas presionar hacia a ellas demasiado duro. Resulta que el desarrollo de software no es como muchas de las otras disciplinas de la ingeniería, “duras” en muchos aspectos importantes.

Comparado con las ingenierías “duras”, el mundo del desarrollo de software está en el mismo lugar donde los constructores de puentes estaban cuando la estrategia común era construir el puente y lanzar algo pesado sobre él. Si se mantenía de pie, era un buen puente. Si no, bueno, era tiempo de regresar a la mesa de dibujo. Durante los últimos miles de años, los ingenieros han desarrollado las matemáticas y física que usan para una solución estructural sin tener que construirlo para ver lo que hace. No tenemos nada como eso en el software, y quizás nunca lo tendremos, porque el software es, de hecho, algo muy diferente. Para una exploración profunda de la comparación entre “ingeniería” de software y la ingeniería normal, lee el libro “What’s Software Design”, escrito por Jack Reeves en C++ Journal en 1992, es un clásico. A pesar de que fue escrito hace casi dos décadas, es aún remarcablemente exacto. Él pintó un panorama sombrío en esta comparación, pero lo que faltaba en 1992 era una fuerte prueba Ethos para el software.

Probar cosas “duras” es difícil porque tienes que construirlo para probarlo, lo cual desalienta la construcción especulativa sólo para ver qué pasará. Pero el proceso de construcción de software es ridículamente barato. Hemos desarrollado todo un ecosistema de herramientas que hacen que sea fácil hacer precisamente eso: pruebas unitarias, objetos de imitación, arneses de pruebas y un montón de otras cosas. A otros ingenieros les encantaría ser capaces de hacer algo y probarlo bajo condiciones realistas. Como desarrolladores de software debemos abrazar las pruebas como la verificación primaria (pero no la única) para el software. En lugar de esperar por algún tipo de cálculo de software, ya tenemos las herramientas a nuestra disposición para asegurar buenas prácticas de ingeniería. Visto de esta manera, ahora tenemos municiones contra los directivos que dicen: “No tenemos tiempo para pruebas”. Un constructor de puentes nunca escuchará de su jefe: “No te molestes en hacer el análisis estructural para esa construcción, tenemos un plazo muy corto”. El reconocimiento de que la prueba es, de hecho, el camino para la reproducción y la calidad de software nos permite, como desarrolladores, regresar los argumentos contra su irresponsabilidad profesional.

Las pruebas toman su tiempo, al igual que el análisis estructural lleva su tiempo. Ambas actividades garantizan la calidad del producto final. Es hora de que los desarrolladores tomen el mando de la responsabilidad de lo que producen. Las pruebas por sí mismas no son suficientes, pero son necesarias. Probar es el rigor ingenieril del desarrollo de software.

Leer contribución original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *