Lee el código

Lee el código
Autor: Karianne Berg

Nosotros, los programadores, somos criaturas raras. Amamos escribir código. Pero cuando toca leerlo usualmente nos asustamos. Después de todo, escribir código es más divertido y leerlo es difícil, algunas veces casi imposible. Leer el código de otras personas es particularmente difícil. No porque el código de las demás personas sea malo, sino porque piensan y solucionan problemas de una manera diferente a la tuya. ¿Alguna vez consideraste que leer el código de alguien más podría mejorar el tuyo?

La próxima vez que leas algún código, detente y piensa un momento. ¿El código es fácil o difícil de leer? Si es difícil de leer, ¿por qué lo es? ¿Su formato es pobre? ¿Está nombrado inconsistente o ilógicamente? ¿Mezcla muchas preocupaciones en la misma pieza de código? ¿Quizá la elección del lenguaje impide que el código sea legible? Trata de aprender de los errores de la gente, así tu código no contendrá los mismos. Puedes recibir unas cuantas sorpresas. Por ejemplo, las técnicas de ruptura de dependencias puede ser buenas para bajos acoplamientos, pero a veces puede hacer que el código sea difícil de leer. Lo que algunas personas llaman código elegante, otros lo llaman ilegible.

Si el código es fácil de leer, detente para ver si hay algo útil que puedas aprender. Quizás hay un patrón de diseño en uso que no conocías o que habías luchado para poder implementar. Tal vez los métodos son más cortos y sus nombres más expresivos que los tuyos. Algunos proyectos de código abierto están llenos de buenos ejemplos de cómo escribir código brillante y legible, ¡mientras otros sirven de ejemplo de todo lo contrario! Revisa un poco de su código y da un vistazo.

Leer código antiguo de algún proyecto que no estás trabajando actualmente también puede ser una experiencia enriquecedora. Inicia con algunos de tus más viejos programas y avanza hacia el código presente. Probablemente encontrarás que no es del todo fácil leerlo como cuando lo escribiste. Tu código de un principio podría también tener un cierto valor de entretenimiento embarazoso, como cuando se te recuerdan todas las cosas que dijiste mientras estabas bebiendo en la cantina la noche anterior. Mirar cómo has desarrollado tus habilidades a lo largo de los años puede ser realmente motivador. Observa qué áreas del código son difíciles de leer y considera si todavía estás escribiendo código del mismo modo hoy en día.

Así que la próxima vez que sientas la necesidad de mejorar tus habilidades de programación, no leas otro libro. Lee el código.

Leer contribución original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *