¡No toques ese código!

¡No toques ese código!
Autor: Cal Evans

Nos ha pasado a todos en algún momento. Tu código fue llevado al servidor de staging para las pruebas del sistema y el director de pruebas te lo regresa diciendo que tiene un problema. Tu primera reacción es “rápido, déjame arreglarlo, sé qué está mal”.

En un sentido más amplio, sin embargo, lo que está mal es que como desarrollador creas que deberías tener acceso al servidor de staging.

En la mayoría de los ambientes de desarrollo basado en web la arquitectura puede fragmentarse así:

  • Desarrollo local y pruebas unitarias en la máquina del desarrollador.
  • Servidor de desarrollo, en el que se realizan las pruebas de integración, manuales o automáticas.
  • Servidores de staging, en el cual el equipo de Control de Calidad y los usuarios realizan las pruebas de aceptación.
  • Servidor de producción.

Sí, hay otros servidores y servicios salpicados por ahí, como el control de código fuente (SCC, Source Code Control) y el sistema de tickets, pero tienes la idea. Usando este modelo, un desarrollador –incluso un desarrollador experimentado– nunca debería tener acceso más allá del servidor de desarrollo. La mayor parte del desarrollo es hecho en la máquina del desarrollador usando su mezcla favorita de IDE, máquinas virtuales y una apropiada cantidad de magia negra para la buena suerte.

Una vez que el código se envía al SCC, ya sea automática o manualmente, debería ser pasado al servidor de desarrollo, en el cual puede ser probado y ajustado, si es necesario, para asegurarse de que todo funciona. A partir de este momento, sin embargo, el desarrollador es un espectador en el proceso.

El director de staging debería empaquetar y desplegar el código al servidor de staging del equipo de Control de Calidad. Así como los desarrolladores deberían no tener acceso a nada más allá del servidor de desarrollo, el equipo de Control de Calidad y los usuarios no tienen necesidad de tocar nada en el servidor de desarrollo. Si está listo para las pruebas de aceptación, libéralo y envíalo, no pidas al usuario “mirar algo muy rápido” en el servidor de desarrollo. Recuerda, a menos que estés codificando el proyecto tú solo, que otras personas tienen código ahí y podría no estar listo para lo mire el usuario. El encargado de liberaciones es la única persona que debería tener acceso a ambos.

Bajo ninguna circunstancia –nunca, en lo absoluto– debe un desarrollador tener acceso al servidor de producción. Si hay algún problema, el personal de soporte debería solucionarlo o requerir que lo arreglen. Después de enviarlo al SCC, ellos pasarán un parche desde ahí. Algunos de los mayores desastres de programación de los que he sido parte han tenido lugar porque alguien ejeeemmmyoeejeeemm violó esta última regla. Si está descompuesto, producción no es el lugar para arreglarlo..

Leer contribución original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *