Pon todo bajo Control de Versiones

Pon todo bajo Control de Versiones
Autor: Diomidis Spinellis

Pon todo lo que tienen tus proyectos bajo control de versiones. Los recursos que necesitas están ahí: herramientas libres como Subversion, Git, Mercurial y CVS; abundante espacio en disco; servidores baratos y poderosos; una red ubicua; e incluso servicios de hospedaje de proyectos. Después de instalar el software de control de versiones todo lo que necesitas para poner tu trabajo en su repositorio es ejecutar el comando apropiado en un directorio limpio que contenga tu código. Y sólo hay dos nuevas operaciones básicas por aprender: enviar el cambio en tus códigos al repositorio y actualizar tu directorio de trabajo a la versión del repositorio.

Una vez que el proyecto está bajo el control de versiones es obvio que puedes rastrear su historia, ver quién ha escrito qué código, y referir una versión del archivo o proyecto a través de un identificador único. Más importante, puedes hacer grandes cambios sin miedo; no más código comentado, sólo en caso de que lo necesites en el futuro, porque la versión anterior vive de manera segura en el repositorio. Puedes (y deberías) etiquetar una versión de software con un nombre simbólico, así podrás revisitarlo en el futuro en la versión exacta del software que tu cliente ejecuta. Puedes crear ramificaciones de desarrollo paralelo: la mayoría de los proyectos tienen una rama de desarrollo activo y una o varias más de mantenimiento de versiones publicadas que son apoyadas activamente.

Un sistema de control de versión minimiza la fricción entre desarrolladores. Cuando los programadores trabajan en partes diferentes del software esto se integra casi por arte de magia; cuando se empalma el código el sistema lo nota y permite que resuelvan los conflictos. Con un poco de configuración adicional el sistema puede notificar a todos los desarrolladores de cada cambio enviado, estableciendo un entendimiento común sobre el progreso del proyecto.

Al configurar el proyecto no seas tacaño: coloca todos los activos del proyecto bajo control de versiones. Además del código fuente, incluye la documentación, herramientas, scripts de creación, casos de prueba, obras de arte, e incluso bibliotecas. Con el proyecto completo y seguro en el repositorio (respaldado regularmente) se reduce al mínimo el daño de perder tu disco o datos. Configurar el ambiente de desarrollo en una máquina nueva consiste simplemente en traerse el proyecto desde el repositorio. Esto simplifica la distribución, construcción y las pruebas de código en diferentes plataformas: en cada máquina un simple comando de actualización se asegurará que el software está en la versión actual.

Una vez que ha visto la belleza de trabajar con un sistema de control de versiones, seguir unas cuantas reglas hará que tú y tu equipo sean más eficaces:

  • Enviar cada cambio lógico en una operación separada. Agrupar muchos cambios hará difícil desenredarlo en el futuro. Esto es especialmente importante al hacer una refactorización en todo el proyecto o cambios de estilo, los cuales pueden oscurecer otras modificaciones.
  • Acompañar cada envío con un mensaje explicativo. Como mínimo describir brevemente lo que ha cambiado, pero si también deseas grabar la justificación del cambio, entonces éste es el mejor lugar para almacenarlo.
  • Por último, no enviar código que rompa la construcción de un proyecto, de lo contrario se volverá impopular con los otros desarrolladores del proyecto.

La vida bajo un control de versión es demasiado buena como para arruinarla con errores fácilmente evitables.

Leer contribución original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *