Sólo el código dice la verdad

Sólo el código dice la verdad
Autor: Peter Sommerlad

La semántica final de un programa está dada por el código que se ejecuta. ¡Si esto es únicamente en formato binario, será una lectura difícil! El código fuente debe, sin embargo, estar disponible si se trata de tu programa, cualquier desarrollo de software comercial típico, un proyecto de software libre o código en un lenguaje interpretado de forma dinámica. Al mirar el código fuente, el significado del programa debería ser evidente. Para saber qué hace el programa, el código es, en última instancia, de lo que puedes estar seguro. Hasta el documento de requisitos más preciso no dice toda la verdad: no contiene el relato detallado de lo que el programa está haciendo, sólo las intenciones de más alto nivel del analista de requerimientos. Un documento de diseño podría capturar un diseño planeado, pero carece del nivel necesario de detalle de la implementación. Estos documento pueden perder sincronía con la implementación actual… o simplemente se han perdido. O nunca fueron escritos, en primer lugar. El código fuente puede ser lo único que queda.

Con esto en mente, pregúntate: ¿qué tan claro es tu código al decirte a ti o a cualquier otro programador qué es lo que está haciendo?

Podrías decir: “Oh, mis comentarios te dirán todo lo que necesitas saber”. Pero recuerda que los comentarios no son código en ejecución. Pueden ser tan malos como cualquier otra forma de documentación. Existe una tradición que dice que los comentarios son incondicionalmente algo bueno, así que algunos programadores escriben más y más comentarios, incluso reiniciando y explicando trivialidades que son obvias en el código. Ésa es la forma errónea de clarificar tu código. Si tu código tiene comentarios, considera refactorizar para que no los tenga. Los comentarios extensos pueden saturar el espacio en la pantalla e incluso pueden ser ocultados automáticamente por tu IDE. Si necesitas explicar un cambio, hazlo en el mensaje de confirmación del sistema de control de versiones, no en el código.

¿Qué se puede hacer para hacer que tu código diga la verdad lo más claro posible? Lucha por buenos nombres. Estructura tu código con respecto a la funcionalidad cohesiva, que también facilita la nomenclatura. Desacopla el código para conseguir ortogonalidad. Escribe pruebas automatizadas explicando el comportamiento previsto y comprueba las interfaces. Refactoriza sin piedad cuando aprendas cómo codificar una solución mejor y más sencilla. Haz que tu código sea tan sencillo como sea posible para leer y entender.

Trata a tu código como a cualquier otra composición, como un poema, un ensayo, un blog público o un email importante. Elabora lo que expresas con cuidado, de modo que haga lo que debe y comunique tan directamente como sea posible lo que está haciendo, para que comunique tus intenciones cuando no estés. Recuerda que el código útil se usa mucho más tiempo de lo previsto. Los programadores de mantenimiento te lo agradecerán. Y, si eres un programador de mantenimiento y el código en el que estás trabajando no dice la verdad fácilmente, aplica las directrices anteriores de manera proactiva. Establece algo de cordura en el código y mantén tu propia cordura.

Leer contribución original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *