Ten cuidado al compartir

Ten cuidado al compartir
Autor: Udi Dahan

Era mi primer proyecto en la compañía. Había terminado mi carrera y estaba ansioso por probarme a mí mismo, me quedaba tarde cada día a revisar el código existente. Conforme trabajaba en mi primera característica tomaba cuidados adicionales para poner en marcha cada cosa que había aprendido: comentarios, bitácoras, sacando código compartido a bibliotecas de ser posible, el trabajo. La revisión de código de la que había sentido tan listo vino como una sorpresa desagradable: ¡el reúso estaba mal visto! ¿Cómo podía ser eso posible? En toda la universidad el reúso era tomado como el epítome de la ingeniería de calidad de software. Todos los artículos que había leído, los libros de textos, lo que me habían enseñado los profesionales de software con experiencia. ¿Estaba todo mal?

Resulta que había olvidado algo crítico.

Contexto.

El hecho de que dos partes muy diferentes del sistema realizaran la misma lógica de la misma manera significaba menos de lo que pensaba. Hasta que saqué esas bibliotecas de código compartido, esas partes no eran dependientes una de otra. Cada una podían evolucionar independientemente. Cada una podía cambiar su lógica para satisfacer las necesidades de los cambios en el entorno empresarial del sistema. Esas cuatro líneas de código similar fueron accidentales, una anomalía temporal, una coincidencia. Es decir, hasta que llegué.

Las bibliotecas de código compartido que había creado ataban los cordones de cada zapato de cada pie entre ellos. Los pasos por un dominio de negocio no podrían ser hechos sin primero sincronizarlos. Los costos de mantenimiento en estas funciones independientes solían ser insignificantes, pero la biblioteca común requería un orden de magnitud de más pruebas.

A pesar de que había disminuido el número absoluto de líneas de código en el sistema, había incrementado el número de dependencias. El contexto de esas dependencias es crítico, si hubieran sido localizadas, podían haber sido justificadas y tendrían algún valor positivo. Cuando estas dependencias no se mantienen bajo control, sus tentáculos se enredan en las más grandes preocupaciones del sistema, a pesar de que el código en sí se ve muy bien.

Estos errores son insidiosos por eso, en esencia, suenan como una buena idea. Cuando se aplican en el contexto adecuado, estas técnicas son valiosas. En el contexto equivocado, incrementan el costo en vez del valor. Hoy en día soy mucho más cuidadoso en los temas de compartir cuando entro en un código base existente sin el conocimiento del contexto en el que se utilizan las distintas partes.

Cuidado al compartir. Revisa tu contexto. Sólo entonces, procede.

Leer contribución original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *